domingo, 16 de enero de 2011

Puerta de Bibarrambla (y Arco de las Orejas)

En el paseo central de subida a la Alhambra, casi oculta por el follaje y la arboleda encontramos la reconstrucción de una parte de la puerta de Bibarrambla. Es ejemplo de las dos facetas que han caracterizado la historia de la ciudad en los últimos tiempos: por un lado la acción destructora sobre el patrimonio en connivencia con unas autoridades en su mayoría interesadas, escudadas en razones de progreso y avance, y por otro la tenacidad de personas que como don Leopoldo Torres Balbás han logrado mantener y defender el legado arquitectónico que ha quedado en Granada.

Los restos que observamos pertenecían a la puerta de la Bab-al-Rambla, o puerta del Arenal, zona conocida con ese nombre por los restos arenosos del cercano río Darro. Se situaría en la esquina de la plaza Bibrambla con la calle Salamanca, como se puede comprobar en algunas fotografías previas a su derribo en 1884. La puerta servía como acceso a través de la muralla de protección de la ciudad, por lo que cabe pensar que perteneciese a una torre defensiva y que tuviese diseño similar al de otras como la de Elvira.

Arco de las Orejas. Grabado de David Roberts. 1833


Su primera construcción se data en los siglos XI-XII, según algunos estudios recientes, que indican que basándose en la época de la construcción de la muralla y las características constructivas, comparada con otras de esa época. Parece que sirvió de ejemplo para la construcción de otras como la de la Justicia, en el siglo XIV (Yusuf I). Su similitud con ellas es la razón por la que algunos autores la fechan erróneamente en esta época nazarí.

Dibujo de la puerta de Bibarrambla.
Francisco de Paula Mellado (1851)

El sobrenombre de "las Orejas" proviene de la ciudadanía de la época, ya que servía de escaparate de los miembros mutilados de malhechores (manos, orejas, etc), tras un probable ajusticiamiento en la cercana plaza de Bib-Rambla.

Formaba parte de una torre estimada en unos 10-11 metros de altura, con arcos exterior e interior de herradura apuntada, con dovelas entrantes y salientes, y alfiz sobre el que se situaban también dovelas entrantes y salientes. Disponía de matacán, cerrado en 1507 conformando lo que sería una capilla.

Fotografía del Arco de las Orejas (1870)
Observamos su situación en la calle Salamanca ( ver mapa)

En esta puerta, al igual que ocurrió en otras, situaron los Reyes Católicos la imagen de una Virgen (del Popolo o de la Rosa) para conseguir cristianizar los elementos principales de la arquitectura musulmana, además de mostrar a todo el que entrase la nueva religión de la ciudad recién conquistada.

Fueron razones de estado ruinoso declarado por el ayuntamiento de la ciudad las que llevaron a su derribo, tras un largo proceso (desde 1873 hasta 1884) en el que tuvieron que intervenir incluso las autoridades nacionales. No se pudo evitar, y cuando se procede a su derribo, tampoco se toman medidas de conservación ni estudio, por lo que los pocos restos (de dovelas y sillares) son trasladados al museo arqueológico provincial. Descansan allí hasta que en 1935 decide reconstruir la puerta en el bosque de la Alhambra.

Situación actual del arco de las Orejas
Bosque de la Alhambra


Es lo que podemos contemplar ahora, y gracias a él y otras personas, podemos conocer un poco más de nuestro pasado. Disfruten por tanto de una puerta que nos sirve para trasladarnos en el espacio y en el tiempo, ahí es nada.

Seguimos caminando...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sabía que el Arco de las Orejas, es el que está en el bosque de la Alhambra. Muy interesante.

Anónimo dijo...

Muy interesante ,no mucha gente sabe que en el bosque de la Alhambra está una de las puertas de Bib-rambla pero lo de que colgaban miembros de malhechores ajusticiados me ha dejado de piedra un saludo

Anónimo dijo...

tambien hay mucha gente que no save que Granada le debe muchisimo a Leopoldo Torres Balbás

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con ésto último

Publicar un comentario en la entrada