domingo, 24 de junio de 2012

Ruta de Senderismo: Laguillo Misterioso - Laguna Carnero (Sierra Nevada)

Salir un domingo a pasear por la ciudad de Granada es uno de los mayores placeres que podemos disfrutar, sobre todo en la primera hora cuando el sol aún no llega más que a rozar la Fuente de las Batallas, y un frescor primaveral nos acompaña en el agradable caminar.

Pero estoy descubriendo que a muy poca distancia existe otro universo de sensaciones, que pone los sentidos al límite por la necesidad de captar por cada uno de ellos los inmensos detalles de una belleza natural hasta el punto de abrumar. Me refiero, sin duda alguna a los parajes que podemos encontrar en Sierra Nevada.

Se observan las cascadas del agua que baja de la montaña

En esta ocasión y aprovechando que las fechas son propicias, conducimos nuestros pasos a las zonas en las que el deshielo provoca infinidad de conducciones de agua, que conforman algo similar a un sistema circulatorio que estaría diseñado para llevar el agua hacia donde es más necesaria. En la zona de la cabecera del río Dílar se observa y se escucha cómo infinitos arroyuelos van uniéndose unos con otros hasta llegar al final del valle, en un viaje del agua que terminará muy lejos, allá en Sanlúcar de Barrameda después de recorrer las vegas más importantes de toda Andalucía.

Resulta cuanto menos llamativo que a pesar de no existir ya casi ningún nevero, el agua surge del interior de la montaña. En el camino se observan pequeños manantiales en torno a los cuales se acumulan unas zonas de verdes y suaves borreguiles, que junto al rugir del agua siempre presente, invitan a la relajación y al silencio.

Arroyos con "playas" de innumerables flores


En diferentes perspectivas se observan chorreras de agua que parecen llantos de la montaña, pero sin duda de alegría de poder dar un año más paso a la vida, en un ciclo virtuoso que espero nunca termine. Voy caminando y no sé exactamente dónde mirar, pues si miro al suelo me quedo ensimismado con el color tan maravilloso de flores como la genciana azul, propia de estos lugares y de estas fechas. Sería incapaz de lograr un azul tan bello, pero tras dar otro paso veo innumerables puntos amarillos en un campo de un verde que ningún artista sería capaz de plasmar en lienzo. Llego a la conclusión de que son estos y no otros los lugares en los que se deberían estudiar las bases teóricas del color, pues la Naturaleza ofrece sin duda alguna la verdadera paleta para construir la hermosura.

Pero eso no es todo, pues después de varias horas de camino llegamos a un lugar que me causa una especial sensación. Después lo he comparado con la que tuve ocasión de sentir cuando tras recorrer la "Via delle Muratte" de Roma apareció de repente ante mi la Fontana di Trevi, de repente y sin esperarlo una espectacular sorpresa que me cautivó. Pues algo similar me ocurrió al llegar a la zona conocida y bien bautizada como "Laguillo Misterioso", pues se encuentra rodeado de rocas y no consigues verlo hasta que, de repente, aparece ante ti como si fuese producto de algún tipo de sortilegio.

Supe en ese momento que no sería capaz de describir con palabras los colores, el sonido, la paz que se puede sentir en un lugar como este, así que decidí grabar un pequeño vídeo que os pongo aquí para que podáis disfrutarlo en la distancia. Faltan en la grabación elementos que sólo se pueden sentir si se visita el lugar, observando y escuchando, sin tener la valentía de hablar para no interrumpir la serenidad del lugar, y de esta forma lo abandonamos al poco tiempo para alejarnos sin hacer mucho ruido, con cuidado.


Nuestro caminar continúa en subida hacia la zona conocida como "Laguna Carnero" donde encontraremos un grupo de vacas y ternerillos pastando en tan privilegiado lugar. Es curioso cómo te miran estos animales cuando te ven caminando y sudando por estos lugares, pues parece que te invitan a desaparecer cuanto antes del lugar para no interrumpir su tranquila ingesta de alimento. Se añade aquí un nuevo sonido, el de un cencerro que una vaca mueve sin pausa en el movimiento que realiza para comer el verde pasto.



Son estos pequeños descubrimientos los que me impulsan a recorrer los infinitos lugares de este magnífico paraje que conocemos como Sierra Nevada. Como siempre os invito a conocerlos personalmente y vivir la experiencia directamente, siempre manteniendo la regla fundamental: el respeto absoluto a la Naturaleza. 

Por aquí os dejo unas cuantas imágenes que pude realizar, junto con la ruta trazada con GPS, para que podáis realizarla. Tened en cuenta que es una ruta con alguna dificultad, que sumado a la duranción y longitud de la misma hacen necesaria una buena forma física para realizarla.




Seguimos caminando...

2 comentarios:

Eloy Morales M dijo...

¡Estupendo lugar para relajarse y quitarse un poco estos calores que estamos pasando! Saludos amigo.

Alberto Donaire dijo...

Buenas, Eloy.

Sin duda es uno de los mejores sitios para "desconectar", tanto de la rutina diaria como de las altas temperaturas que nos acompañan.

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada