sábado, 12 de noviembre de 2011

Del desaparecido puente del Baño de la Corona

Una de las zonas más transitadas de la Granada de hoy día es sin duda la que se ubica en la confluencia de la cale Reyes Católicos con la Plaza Nueva. Justo donde termina además la calle Elvira, mantiene aún hoy la importancia que históricamente ha tenido esta zona desde la fundación de la ciudad hace casi mil años.

Pero el interés ahora se centra en uno de los pasos construidos en el siglo XI sobre el río Darro, el conocido como Puente del Baño de la Corona, denominado así por la cercanía del Hamman al-Tix, baño ubicado en la orilla izquierda muy cerca del puente, que posteriormente sería destruído y ampliada la zona como plaza (de los Cuchilleros actual).

Imagen del puente de la Gallinería en primer término,
y al fondo, el del Baño de la Corona.


También recibía el nombre de Los Leñadores (qantarat al-Hattabin) y también puente de los Barberos. Eran habituales estas denominaciones en una zona en la que eran habituales los talleres de diferentes tipologías, y serían estos los ubicados en las zonas cercanas al puente que nos ocupa.

Según diferentes autores, su construcción data del siglo XI, con arco de dovelas de sillares y pretil de piedra. De diferentes estudios realizados se desprende que sería ampliado y reformado en diferentes épocas, y es bastante razonable dado el desarrollo que tiene esta zona a lo largo de los siguientes siglos, influyendo varios aspectos que relato a continuación.

Al fondo, el puente del Baño de la Corona. Imagen de 1865 (Archivo Gómez Moreno)


Tengamos en cuenta que desde el principio la puerta de Elvira se convertiría en una de las principales vías de entrada en la ciudad, y la ampliación de la medina hacia la zona de Bibrambla promueve la urbanización de toda esta zona. En concreto se va conformando la zona del Zacatín, que ya desde sus inicios era una de las áreas comerciales más importantes y que se trazaba desde el Albayzín hasta Bibrambla.

Además, en la parte izquierda del Darro se van ubicando diferentes talleres, por lo que aumentan las necesidades de comunicación entre ambos lados del río. En concreto el puente al que me refiero tenía un elemento muy importante, y no es otro que por la actual calle de Cuchilleros se subía a la Alhambra, pues la actual Cuesta de Gomérez sería un pequeño barranco que conducía las aguas al Darro desde la colina. Se puede sumar el hecho de ubicarse muy cerca la judería, de gran importancia desde incluso antes de la fundación de la ciudad.


Vista actual de la zona en la que se ubicaba el puente

Es fácil imaginar la importancia que iría adquiriendo este puente, de tal forma que sería el alarife Alí de Medina el que en el año 1499 trazaría un proyecto de ensanchamiento en ladrillo, que años después se ampliaría hasta comenzar los primeros trabajos de embovedado aguas arriba, para conformar la Plaza Nueva. Dicho embovedado se completaría durante el siglo XVI, siendo este el inicio del cubrimiento del río que, varios siglos después (s. XIX), continuaría su avance hasta la desembocadura en el Genil.

Curiosas son algunas imágenes antiguas en las que vemos un edificio de varias plantas construído sobre el mismo puente, el cual fue seguramente derribado en los años en los que se desarrollan las obras de embovedado de esta zona del río, esto es en 1884.

Grabado del Darro. J.F. Lewis (1833). Se observa al fondo el arco del puente y sobre él, un edificio


Miles serían las personas que cruzaron el puente, toneladas de mercancías serían transportadas, siendo un elemento de vital importancia en el desarrollo de la propia ciudad. Sin embargo hoy día es una zona más, paso de vehículos a motor (que aún hoy desgraciadamente circulan por aquí) y de peatones que no perciben la historia que dejan bajo sus pies.

Seguimos caminando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario