martes, 22 de marzo de 2011

Terremotos en Granada (1431)

Debido al gran revuelo ocasionado por el gran terremoto producido recientemente en Japón, han surgido multitud de noticias al respecto de las diferentes zonas de riesgo en el mundo. Precisamente Granada es una ciudad con un riesgo sísmico elevado, como así lo corroboran las estadísticas que se disponen de los diferentes temblores producidos desde muy antiguo en esta zona de Andalucía. Son provocados por la cercanía al límite de las placas tectónicas Eurasia y África.

Buscando información de tales eventos en esta ciudad, mi hermano me pone en conocimiento de la existencia de páginas como la del Instituto Geográfico Nacional (ver web), en la que se disponen datos de todos los terremotos producidos en la provincia de Granada desde 1431. Concretamente se contabilizan hasta 316 con una intensidad importante.

Investigando acerca de los terremotos datados en un año tan lejano como 1431, me he encontrado con la gratificante sorpresa de la página del Insituto Andaluz de Geofísica, en el cual existe un apartado de divulgación que contiene un boletín dedicado a los documentos existentes relativos a dicho año y que tuviesen datos relacionados con esos movimientos terrestres.

Concretamente se sitúan en los meses de abril y julio las dos series más importantes, según se refleja en los documentos históricos. Los escritos son en su mayoría de los cronistas de la campaña de Juan II de Castilla, época en la que se produce la famosa Batalla de la Higueruela (1 de Julio de 1431), y como consecuencia de ella una gran pérdida de hombres y dominios por parte musulmana.

Resultan muy interesantes los escritos de cronistas como Fernán Pérez de Guzmán o Alvar García de Santa María, que nos cuentan cosas como:
"En este tiempo tremió la tierra en el Real é mas en la cibdad de Granada, é mucho más en el Alhambra, donde derribó algunos pedazos de la cerca della. En este mesmo año tremió mucho la tierra en el Reyno de Aragón, especialmente en Barcelona y en algunos lugares del Principado de Catalueña y en el Condado de Ruisellón, é fueron por ello despoblados algunos lugares é derribadas algunas Iglesias; é fue tanto este terremoto é tantas veces, que no era memoria de hombres que semejante cosa en aquella tierra hubiesen visto"

También Alonso Barrantes Maldonado indica:
 "En este tiempo tembló la tierra en el real del Rey, y en Granada se cayó parte del Alhambra;... fue tan grande este temblor y tantas veces que no había memoria de gentes que uviesen visto otra cosa semejante"

Qué interesante conocer que hubo un terremoto que causó graves desperfectos en la Alhambra, a pesar de estar construida en una zona estructuralmente fuerte como la colina de la Sabika. En la tabla del Instituto Geográfico Nacional  que antes comentaba, se valoran estos terremotos con una intensidad de VIII-IX, incluso X. Podemos valorar estos datos comparando con el terremoto de Arenas del Rey(1884) que tanto se recuerda y que se estima en una intensidad IV-V, hasta llegar a valores parecidos a los del anterior.

Imagen de la zona de Alhama de Granada tras el terremoto(1884)


Según indica el artículo convenientemente, cuando se produce la consquista de la ciudad (1492), los Reyes Católicos  observaron los desperfectos en la Alhambra que aún no habían sido reparados, y que fueron restaurados en los años siguientes, según consta en diferentes escritos de aquéllos que visitaron la ciudad en aquel tiempo.

Alhama de Granada (1884)

Causaron aquellos terremotos también la destrucción de una gran cantidad de construcciones de la medina, como por ejemplo el palacio de los Alijares, según indica el escrito de Ibn Asim (traducción de Alicia de la Higuera):
"Le afectó aquella gran sacudida y enorme terremoto, dejando allí importantes restos; los graves sucesos retrasaron su reparación que hubiera evitado la demolición de sus columnas tan hermosas, el saqueo de su revestimiento de azulejos de hermosa factura, la apropiación indebida de las piezas de mármol de alto valor, la agresión contra los árboles de su almunia de elegantes variedades y raras especies. Grande fue la pena y la tristeza [que causó] esta enorme pérdida"

Además de daños estructurales como el que comenta el boletín del IAG, relativo al acueducto que llevaba el agua del río Aguas Blancas a la parte alta de la medina alhambreña, y por tanto la pérdida de los jardines que allí se situaban.

Podemos imaginar por un instante lo que supuso aquel tiempo para los pobladores de la ciudad de Granada, que por un lado estaban siendo atacados por los cristianos desde una zona ya muy próxima, y además tenían el azote de los movimientos terrestres con una característica destructora importante. No fueron buenos tiempos para ellos, ni mucho menos.

Como en los momentos actuales suele decirse, la fuerza de la naturaleza ha de ser siempre respetada y tenida en cuenta. Y en el caso de esta maravillosa ciudad, por su situación geográfico-sísmica, aún más.

Seguimos caminando...

Agradecimientos al Instituto Andaluz de Geofísica por su labor divulgativa
(Enlace al boletín de divulgación del IAG)
Datos estadísticos de los terremotos en Granada: ver aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario